San Mateo 25:1-13

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta Parábola:

El Reino de los cielos es semejante a diez jóvenes que, tomando sus lámparas, salieron al encuentro del esposo. Cinco  de ellas eran descuidadas y cinco previsoras. Las descuidadas llevaron sus lámparas, pero no llevaban aceite para rellenarlas de nuevo; las previsoras en cambio, llevaron cada una un frasco de aceite junto con su lámpara.

Como el esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

Ya viene el esposo. Salgan a su encuentro.

Se levantaron todas aquellas jóvenes y se pusieron a preparar sus lámparas. Las descuidadas dijeron a las previsoras:

Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando

No, porque no va a alcanzar para ustedes, y para nosotras.

Vayan mejor adonde lo venden y cómprenlo.

Mientras aquellas iban a comprarlo, llegó el esposo. Las que estaban listas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras jóvenes y dijeron:

Señor, Señor, ábrenos.

Yo les aseguro que no las conozco.

Estén preparados, porque no saben el día ni la hora.

Mi propósito semanal

Haré una visita a la Virgen María, le rezaré un Avemaría y le pediré que me alcance la gracia de estar siempre preparado para cuando Dios me llame al cielo.

¿Qué aprendí hoy?

Un día Dios nos va a llamar para reunirnos con Él en el cielo. Debemos estar siempre preparados para ese encuentro. Si no estamos listos, no podremos entrar al cielo.

Tips para estar preparados

  • Ten tu alma limpia. Es muy importante la confesión.
  • Haz muchas cosas por amor a Jesús. No debemos llegar al cielo con las manos vacías, hay que llegar con muchos regalos para nuestro amigo Jesús. Esos regalos pueden ser: Ser serviciales, obedientes, alegres, respetar y tratar bien a todos.

Dios quiera que cada día nos preparemos y podamos ir al cielo. !Ora, estudia, prepárate y espera!

Elaborado por:
Maestra Rosa del Carmen MarroquínÁrea de Educación en la Fe